Leave a Reply

1 Comment

  • yo io 6 months ago

    Una golosina de niña. Divina. Y percutida con razonable rabia. Pero conmigo no se habría librado de unos fortísimos pollazos en el ano, eso garantizado, visto que la cuesta correrse.